Historias Perdidas

Just another WordPress.com weblog

Archivo para febrero, 2010

Por qué Camps no nos quiere?

El otro día me encontraba cenando en casa de unos amigos en Alicante, que me comentaban su sorpresa porque el día anterior uno de sus hijos, con solo 10 añitos les había mostrado su indignación porque no tenían ordenadores en su clase. Claro, él había visto en la tele a niños de otras comunidades que tenían portátiles en su clase, y quieras que no, eso mosquea.
Me comentaban también, que al oir a su hermanito, el mayor de 12 años, también expresó su enfado, porque juega al baloncesto, y se ve que el estado de las pistas deportivas es lamentable.
Animados por la conversación, el pequeño le dijo a su madre: -Porqué Camps no nos quiere? A mi me recordó al anuncio en el que un niño le pregunta a su padre, porqué somos del Atleti?, porque la verdad es que son esas preguntas que hacen los niños que te dejan sin palabras.
Sino fuera por el agravio comparativo que supone para estos niños la falta de inversión en ellos por parte de la Generalitat Valenciana, la verdad es que me habría hecho hasta gracia la pregunta del pequeño, por la inocencia de sus planteamientos, pero lejos de mi intención, ni tan siquiera esbozar una sonrisa, ante sus serias pretensiones.

Lo que sí me hizo plantearme es porqué, ante todos esos atropellos en nuestros derechos, que sufrimos en la Comunidad Valenciana, haya tantas personas que prefieren ignorar esos atropellos y refugiarse en el conformismo y en el continuismo.

Amigos y amigas, siempre se dice que hay que aprender de nuestros mayores, lo cual es una grandísima verdad, pero en ocasiones también se puede aprender mucho de los más pequeños. Cuando ellos perciben que algo no es justo, no dudan en decirlo. De hecho, yo creo que ellos son los primeros que se han dado cuenta de que Otra Comunitat es posible.

Anuncios

El encanto de las librerías

Es curioso comprobar como existen lugares, en los que sin saber muchas veces el motivo, una persona se siente a gusto. Entre esos lugares, que para cada persona pueden ser distintos, particularmente a mi me atraen las librerías. Pero ojo, no cualquier librería. Sin desmerecer a las grandes cadenas comerciales, que realizan una gran labor en la distribución de la cultura, yo me refiero a otro tipo de establecimientos, esas librerías de trato más familiar que desprenden cultura e historia solamente de recorrer sus pasillos.

Si os fijáis, en los tiempos en los que estamos, y sobretodo en las grandes ciudades, parece que todo el mundo circula muy deprisa. Muchas veces para no llegar a ningún sitio, pero aún así, sigue teniendo prisa. Los conductores, los peatones, las personas que compran en el supermercado…casi todos van más acelerados de lo que cualquier cardiólogo razonable recomendaría. Sin embargo, cuando uno entra en una de esas librerías a las que hacía antes mención, parece que el tiempo se detiene. Y no es para menos, porque quieras o no, las librerías tienen un olor especial que desprende tranquilidad por los cuatro costados. Y luego, para poner la guinda final, está la figura del librero o de la librera, siempre dispuestos a escucharte y a orientarte. Porque ser librero es más que vender libros, mucho más!. El buen librero ama su profesión, y transmite ese amor por la lectura a quienes se acercan por su librería.

 Por barrer para casa, os recomendaré una librería de mi ciudad que cumple con todas las premisas que os he comentado. Se llama 80 Mundos, y es uno de los referentes de la cultura en Alicante desde sus inicios, hace ya más de 25 años, gracias a la labor de Fernando Linde, que ha realizado un gran esfuerzo todos estos años, por acercar el libro y la cultura a la sociedad alicantina. Al que pase por Alicante, le recomiendo que se de una vuelta por ella, y al que no, le recomiendo que busque por su ciudad, que seguro que encontrará alguna librería en la que nada más entrar, sienta toda esa tranquilidad que os intenté transmitir en mi relato.

 Se suele decir que en los tiempos que corren, los medios de comunicación de masas adormecen nuestros sentidos y nuestra capacidad de reflexionar. Ante ésto, me viene a la cabeza un video que emitieron alguna vez, no recuerdo en que programa ( a ver si alguien me ayuda), en el que salía una oveja (o similar) que entre balidos decía…..Si no quieres ser como yo, lee.

 Si todos reflexionamos, otra Comunitat es posible.